Haga clic en el botón para mostrar el mapa.

Dirección postal & Contacto

Nuestra dirección

Chine

China: Riesgo de desaparición forzada del abogado Chang Weiping

11 de febrero de 2020

Chang Weiping es un abogado de derechos humanos con sede en Baoji, provincia de Shaanxi, en el noroeste de China. El Sr. Chang proporciona asesoramiento jurídico gratuito a las personas vulnerables, incluidas las víctimas de vacunas defectuosas, así como a las mujeres, al colectivo LGTB y las personas con VIH/SIDA o Hepatitis B que sufren discriminación en el lugar de trabajo. También proporciona asesoramiento jurídico a los peticionarios y a los defensores de los derechos humanos que son objeto de acoso judicial por ejercer legítimamente sus derechos humanos.

En octubre de 2018, las autoridades judiciales de Baoji suspendieron el bufete y la licencia de Chang Weiping. Debido a la continua presión e interferencia de las autoridades, no pudo conseguir empleo en otros bufetes de abogados en 2019. En enero de 2020, las autoridades anunciaron oficialmente la suspensión de su licencia de abogado, siendo cancelada el 13 de dicho mes.

El 12 de enero de 2020, el Sr. Chang Weiping fue detenido por la policía de Shaanxi y puesto bajo vigilancia domiciliaria en un lugar desconocido bajo la acusación de «subversión del poder del Estado» (artículo 105.1 de la ley penal china), en relación con una reunión privada organizada por académicos, abogados y activistas de derechos humanos en diciembre de 2019 en Xiamen, provincia de Fujian, para discutir la situación del estado de derecho y los derechos humanos en China.

El 21 de enero, el Sr. Chang Weiping fue puesto en libertad bajo fianza en espera de juicio. No obstante, se le pidió que abandonara su ciudad natal y fue confinado en su casa familiar en Baoji, donde permaneció bajo estricta vigilancia policial, incluyendo llamadas telefónicas diarias y reuniones semanales con la policía. Además, se le impidió reunirse con su familia.

El 16 de octubre de 2020, el Sr. Chang Weiping emitió una declaración de vídeo en los medios de comunicación social en la que denunciaba la tortura física y psicológica que había sufrido durante su detención en enero de 2020, incluido el hecho de estar atado a una «silla de tigre».

El 22 de octubre de 2020, el Sr. Chang Weiping fue detenido en su domicilio en el condado de Fengxiang, provincia de Shaanxi, por agentes de policía de la ciudad de Baoji. Más tarde ese mismo día, la esposa del Sr. Chang Weiping recibió una llamada telefónica de un oficial de policía que le informó de que su marido había sido puesto bajo «vigilancia domiciliaria en un lugar designado».

El 26 de octubre de 2020, la Oficina de Seguridad Pública de la ciudad de Baoji rechazó dos solicitudes separadas de los abogados del Sr. Chang Weiping para reunirse con su cliente. Además, uno de los abogados fue informado de que el Sr. Chang Weiping era sospechoso de «subversión del poder del Estado» y que el caso se refería a «secretos de Estado». En el momento de la publicación de este llamamiento urgente, el Sr. Chang Weiping no había sido acusado formalmente y su paradero seguía siendo desconocido.

 

El OIAD lamenta profundamente la criminalización por las autoridades chinas de toda la labor en materia de derechos humanos.

El OIAD expresa su profunda indignación por esta decisión contra un hombre que ha dedicado su vida y su profesión al fortalecimiento de los derechos humanos en China.

El OIAD desea recordar a las autoridades chinas que, de conformidad con los Principios Básicos sobre la Función de los Abogados de las Naciones Unidas (1990) :

 

«Los poderes públicos velarán por que los abogados a) puedan desempeñar todas sus funciones profesionales sin obstáculos, intimidación, acoso o interferencias indebidas; […]» (Principio 16).

«Los abogados, como todos los demás ciudadanos, gozarán de libertad de expresión, creencia, asociación y reunión. En particular, tendrán derecho a participar en los debates públicos relativos a la ley, la administración de justicia y la promoción y protección de los derechos humanos …» (Principio 23).